Visit The University of Texas homepage
Visit the Tarlton Law Library homepage

Constitución Politica del Estado Libre de Coahuila y Texas

 Previous  Next

English version

Título I .

Del Poder Legislativo del Estado.

Seccion Primera.

De los Diputados del Congreso.

Art. 33. El congreso es la reunion de los diputados que representan el estado, elegidos conforme á esta constitucion. Su número será el de doce propietarios y seis suplentes hasta el año de 1832.

Art. 34. El congreso en este año y en el último de cada uno de los decenios que siguen, podrá aumentar el número de sus diputados, bajo la base de uno por cada siete mil almas.

Art. 35. Las elecciones de diputados propietarios y suplentes se harán en todos y cada uno de los partidos del estado. La ley señalará el número de diputados de una y otra clase que deba nombrar cada partido.

Art. 36. Para ser diputado propietario ó suplente se requiere tener al tiempo de la eleccion las calidades siguientes:

Primera—Ser ciudadano en el ejercicio de sus derechos.

Segunda—Tener la edad de veinte y cinco años cumplidos.

Tercera—Ser vecino del estado con residencia en él de dos años inmediatamente antes de la eleccion. A los naturales del estado les bastará tener los dos primeros requisitos.

Art. 37. Los no nacidos en el territorio de la federacion, necesitan para ser diputados propietarios ó suplentes, tener ocho años de vecindad en él, y ocho mil pesos en bienes raices, ó una industria que les produzca mil cada año, y las calidades prevenidas en el artículo antecedente.

Art. 38. Se eceptúan del artículo anterior los nacidos en cualquiera otra parte del territorio de América que en el año de 1810 dependia de la España, y que no se haya unido á otra nacion, ni pertenezca en dependencia de aquella, á quienes bastará tener tres años completos de vecindad en la república mexicana y las circunstancias prescritas en el art. 36.

Art. 39. No pueden ser diputados propietarios ó suplentes

Primero—El gobernador, el vicegobernador del estado, ni los miembros del consejo del gobierno.

Segundo—Los empleados de la federacion.

Tercero—Los funcionarios civiles de provision del gobierno del estado.

Cuarto—Los eclesiásticos que ejerzan cualquiera especie de jurisdiccion ó autoridad en algun lugar de los del partido donde se haga la eleccion.

Quinto—Los estrangeros en el tiempo en que haya declarada guerra entre la nacion de su origen y la mexicana.

Art. 40. Para que los funcionarios públicos de la federacion ó del estado comprendidos en el artículo anterior, puedan ser elegidos diputados, deberán haber cesado absolutamente en sus destinos cuatro meses antes de las elecciones.

Art. 41. Si un mismo individuo fuere nombrado diputado propietario por dos ó mas partidos, preferirá la eleccion hecha por aquel en que esté actualmente avecindado. Si en ninguno de ellos lo estuviere, prevalecerá la del partido de su naturaleza. Si no fuere vecino ni natural de alguno de dichos partidos, subsistirá la de aquel que designe el mismo diputado electo. En cualquiera de estos casos, y en el de muerte ó imposibilidad de los propietarios para desempeñar sus funciones á juicio del congreso, concurrirán á él los diputados suplentes respectivos.

Art. 42. Si tambien aconteciere que un mismo ciudadano salga electo para diputado suplente por dos ó mas partidos, en este caso se seguirá el mismo órden de preferencia prevenido en las tres primeras partes del artículo anterior; y en los demas partidos que queden sin diputado suplente se llenará la vacante por el otro que en la asamblea electoral respectiva haya reunido mayor número de votos despues de aquel que debe ser reemplazado. En caso de empate la suerte decidirá.

Art. 43. Los diputados en el tiempo que desempeñen su comision, obtendrán del tesoro público del estado la indemnizacion que el congreso anterior les asignare, y se les abonará ademas lo que parezca necesario á juicio del mismo para los gastos que deban hacer en concurrir al lugar de las sesiones, y volverse á sus casas concluidas aquellas.

Art. 44. Los diputados en ningun tiempo ni caso, ni ante ninguna autoridad serán responsables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de su encargo. En las causas criminales que se intentaren contra ellos serán juzgados por los tribunales que despues se dirá, y desde el dia de su nombramiento hasta cumplidos los dos años de su diputacion no podrán ser acusados sino ante el congreso, quien se constituirá en gran jurado para declarar si ha ó no lugar á la formacion de causa. Mientras duren las sesiones, los diputados no podrán ser demandados civilmente, no ejecutados por deudas.

Art. 45. Durante el tiempo de su diputacion, contado para este efecto desde el dia de su nombramiento, no podrán obtener para sí empleo alguno de provision del gobierno, ni solicitarlo para otro, ni aun ascenso, como no sea de escala en su respectiva carrera.